Loading...

Memoria y Derechos Humanos

LINEA DE MEMORIA DE LA COMISION CHILENA DE DERECHOS HUMANOS

  Introducción

Vivimos un tiempo histórico en que sobrevivientes y testigos directos saben deben preparar el legado para las generaciones venideras: las narraciones, los archivos, los símbolos, los ritos, los museos, las imágenes.

Preservar la memoria para proyectarse al futuro, sin los males que eran protagónicos cuando el pasado era el presente.

****************

Un espacio para la memoria y la promoción de los Derechos Humanos tiene como misión la formación de ciudadanos críticos y activos en la promoción y defensa de los Derechos Humanos.

¿Cómo hacerlo?

  1. Contribuir a la memoria sacando a la luz las formas históricas de luchas llevadas a cabo por la CCHDH desde su creación.
  2. Denunciar los sistemas represivos que se aplicaron para acallar las mismas, particularmente en la implementación del terrorismo de Estado durante la dictadura militar.

Objetivos

LA COMISION CHILENA DE DERECHOS HUMANOS, es legalmente responsable del edificio que hoy ocupa y que fue lugar de tortura para prisioneros políticos. Por lo tanto, entre sus objetivos está:

  • Preservar el edificio donde funcionó el centro clandestino de detención, torturas y exterminio en dictadura (1973-1989), como patrimonio histórico y cultural.
  • Preservar y difundir la información que contiene el Centro de Documentación y archivos, acervo cultural de la Memoria de la CCHDH y de parte del país.
  • Construir un espacio de memoria y homenaje a las víctimas de los ejecutores del terrorismo de estado y también a personalidades reconocidas en la defensa de los derechos de esas víctimas.
  • Aportar a la educación en Derechos Humanos a partir de relatos históricos de lo sucedido antes, durante y después de la dictadura militar.
  • Generar un espacio de encuentro y participación para que diferentes actores sociales puedan expresar sus puntos de vistas y prácticas en la defensa y promoción de Derechos Humanos.
  • Cooperar con la Justicia en lo concerniente a procesos judiciales, en los temas pendientes relacionados con las violaciones sistemáticas a los Derechos Humanos.

 

Preservación de la Memoria

La palabra memoria a menudo evoca la idea de algo pasado, acabado. Sin embargo los trabajos de memoria que se han emprendido en muchos lugares nos sugieren otros modos de pensarla. Ellos nos muestran la memoria como una construcción-desconstrucción constante en la que no hay substancias en sí, no hay nada dado ni acabado. Se trata de una trama que se teje y se desteje constantemente desde la tarea, en la que la memoria histórica y la subjetiva se constituyen mutuamente. En otras palabras, la memoria es una trama de eterno presente que se teje y se abre en tres momentos:

  • La rememoración del pasado
  • La tarea del presente
  • La proyección hacia el futuro.

La temporalidad de estas tres dimensiones se vincula así a aquello que es esencial a la condición humana: la tarea de pensar, que no es sino el trabajo de construir, reconstruir, significar, re-significar, a fin de proyectar un mundo con otros y para otros.

En las últimas décadas han adquirido importancia los movimientos de reconstrucción de la memoria relacionada con hechos de la historia reciente por parte  de  grupos sociales afectados por los procesos de invisibilización como los familiares de detenidos desaparecidos, los familiares de ejecutados políticos, los ex presos políticos, los exonerados políticos, las agrupaciones y corporaciones de derechos humanos, etc.

La reconstrucción de la memoria afectada por los procesos de invisibilización no constituye un mero esfuerzo de investigación, sino que también y fundamentalmente requiere un activismo social orientado a desmitificar estereotipos y verdades dadas, profundamente arraigadas en la cultura dominante o la historia oficial.

Podemos decir que la memoria es un elemento constitutivo del sentimiento de identidad en la medida que es un factor extremadamente importante del sentimiento de continuidad y de coherencia de una persona o de un grupo en su reconstrucción de sí mismo.


Instrumentos
para desarrollar el trabajo de memoria desde la Comisión Chilena de Derechos Humanos

  1. La Comisión Chilena de Derechos Humanos, por su creación, el trabajo relevante en la defensa de los derechos humanos realizado en dictadura, debiera re-inscribirse en el paisaje urbano como agente de la memoria y sus emprendimientos. Por lo cual se necesita un colectivo vivo, activo, protagonista. El Nunca Más, requiere en efecto de Verdad, Justicia y Memoria.

Ser emprendedores de la memoria lleva implícito el uso político y público que se hace de la memoria, en este caso la Comisión Chilena de Derechos Humanos tiene el deber de utilizar su experiencia para traducir la misma, en demandas generales. A partir de esta generalización, el recuerdo se convierte en un ejemplo que permite aprendizajes y el pasado se convierte así en un principio de acción para el presente. (Por acción política consideramos la posibilidad de intervenir en lo público, en lo que es común de una comunidad, de manera tal que esa intervención suponga el inicio de una transformación de un estado de cosas)[1].

En el contexto actual “alguien” debe llamar la atención del público hacia los asuntos de DDHH y Memoria, proveer el impulso necesario para que las cosas se hagan y dirigir estas energías, a medida que van surgiendo, en la dirección adecuada, para que se cree una regla[2].

  1. En esta línea es imprescindible monitorear el Programa de Gobierno sobre Derechos Humanos, manteniendo para ello un contacto estrecho con las autoridades de gobierno que han sido designadas para llevarlo a cabo, interactuando para esto con otras organizaciones nacionales, como la Agrupación de Familiares de Detenidos Desaparecidos, los familiares de Ejecutados Políticos, Agrupación de Ex Presos Políticos, Corporaciones como Parque por la Paz Villa Grimaldi, Tres y Cuatro Álamos, Londres 38 y esencialmente con el sitio de Memoria ex Clínica Santa Lucía.
  2. Solicitar asistencia técnica y financiera, en Chile y en el extranjero, para los distintos trabajos que implica ser emprendedores de la Memoria. En este terreno promover intercambios en el ámbito académico que alimenten el interés por el aprendizaje, realizar simposios, seminarios y eventos diversos relacionados con el pasado reciente, pero también con los temas del presente que tienen que ver con políticas públicas.
  3. Planificar la posibilidad de proyectos a mediano y largo plazo, puesto que las posibilidades económicas son reducidas y sujetas a los imponderables de la coyuntura política. Debemos considerar que no todas las violaciones de los derechos humanos cometidas durante la dictadura han sido esclarecidas, no todos los responsables han sido castigados. Aunque en los últimos años ha habido progresos, también debemos señalar ciertas continuidades con la dictadura, maneras de actuar de autoridades políticas y policiales que se han convertido en modelo.
  4. Otro papel de los emprendedores de la Memoria es tener una participación efectiva en la dinámica social: fechas, aniversarios, conmemoraciones, las marcas, los lugares, placas recordatorias, monumentos, memoriales.¿Por qué nos parece de importancia la dinámica social? Porque hay fuerzas sociales que tratan de borrar, negar, y transformar, como si al cambiar la forma y la función de un lugar, por ejemplo, se borrara la memoria.
  5. La casa, bajo el cuidado legal de la Comisión Chilena de Derechos Humanos, es un espacio físico donde ocurrió represión dictatorial, hay por lo tanto testigos innegables, esa Memoria debe ser “depositada” en el mismo lugar, como un legado persistente de prisiones clandestinas, debe servir como alerta contra todas las formas del terror político, la intolerancia y el odio ideológicos. Para tal efecto se debe abrir sus puertas a manifestaciones artísticas, investigaciones, relatos, conversatorios con las víctimas que pasaron por esta casa y los que no pasaron también. Se trata de una apelación a la memoria “ejemplar”, postura que implica una doble tarea, por un lado superar el dolor causado por el recuerdo y por otro, lograr marginalizarlo para que no invada la vida. Una alianza con educadores, profesionales de ciencias sociales diversas, tesistas, etc… los municipios, a través de sus programa de educación, podrían ser los llamados a ejecutar alguna de estas labores[3]. En el pasado se editaron libros desde la CCHDH,, esta posibilidad debe quedar abierta a otros y otras que quieras seguir en esta senda, ya sea para rescatar el legado de quienes pasaron por la Comisión o que colaboraron con ella, rescatando la memoria oral cuando ello sea posible, así como la memoria oral de las víctimas, familiares de víctimas, etc.

[1] Acción en el sentido propuesto por H. Arendt como actividad fundamental de la vida entre los hombres, que involucra su capacidad creativa, la posibilidad siempre latente de cada ser humano de iniciar algo nuevo y de crear un espacio para el diálogo con otros.

[2] Así como hay una Fundación Pinochet que juega un rol importante en sector adverso, debe existir una organización con el prestigio y legitimidad de la Comisión Chilena de Derechos Humanos que aglutine la visión tanto de las víctimas como de quienes trabajaron por conseguir justicia y verdad.

[3] M. Halbwachs, iniciador de los estudios sobre memoria desde punto de vista de las ciencias sociales, advirtió que la memoria, aún la individual, es una construcción social, a partir de lo que llama “marcos sociales de la memoria” refiriéndose al conjunto de nociones que orientan la vida cotidiana en el presente, comunes a todos los individuos de un grupo determinado o una sociedad.